En este momento estás viendo La importancia de una Gran SONRISA

La importancia de una Gran SONRISA

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:La piel 10

Pon una gran sonrisa en tu cara y el cerebro pondrá en marcha la liberación de endorfinas, hormonas segregadas por diferentes partes del cuerpo. La risa además, nos ayuda a desinhibirnos, establecer relaciones sociales y a proporcionarnos una sensación de bienestar.

La risa aporta beneficios tanto en la salud como en las situaciones de enfermedad, siendo un instrumento de cuidados barato y sin efectos secundarios, sobre todo económicos jeje. Vamos, que siempre viene bien al bolsillo.

Incluir la risa como complemento de las terapias convencionales, puede ayudar a los profesionales de salud en la recuperación del paciente y en la mejora del ambiente de trabajo. Si la aplicas no tendrás que volver tanto al psicologo y el ambiente de trabajo quizás mejore si tu eres el problema raiz y si no lo eres es mejor que escapes corriendo jejeje.

Ahora, pongamos serios. Os dejamos los efectos psicológicos más poderosos que unas buenas risas firmes y constantes en el tiempo os dejarán marcados en el cuerpo.

  • Elimina el estrés. Se producen endorfinas y adrenalina que elevan el tono vital y nos hacen sentir más despiertos.
  • Alivia la depresión. Se produce una disminución del cortisol, ayudando a la prevención, mejora y/o curación de los problemas ocasionados por las cargas mentales. Permite ser más receptivo y ver el lado positivo de las cosas.
  • Mejora de autoestima.
  • Ayuda a mejorar la imaginación, intuición y creatividad.
  • Proceso de regresión. Es decir, se produce un retroceso a un nivel anterior de funcionamiento mental o emocional, generalmente como un mecanismo para aliviar una realidad que se percibe como dolorosa o negativa.
  • Exteriorización. A través de la risa las personas exteriorizan emociones y sentimientos.

Efectos sociales

  • Carácter social. Aumenta las relaciones interpersonales, mejorando las habilidades de comunicación. Desinhibe y aleja la timidez.
  • Facilitación de situaciones sociales incómodas.
  • Ayuda a cambiar el clima organizacional y el ambiente hospitalario.

    Bueno, por lo visto parece que viene super bien no parar de reir, pero sin pasarse ehh, no vaya a ser que nos tengan que hospitalizar de un «ataque de risa» y morir en el intento.

    Y mucho cuidado, es super contagiosa……